CENTRO de PSICOLOGÍA y LOGOPEDIA
CENTRO de PSICOLOGÍA y LOGOPEDIA 

Servicios de Logopedia

 

Presentamos algunas de las alteraciones y patologías más frecuentes que tratamos en nuestro Centro.

 

 

Trastornos del Lenguaje

 

  • Retraso simple del lenguaje: Se denomina así al lenguaje cuya adquisición se presenta cronológicamente retrasada, pero que evoluciona adecuadamente, sin que la comprensión tenga demasiados problemas.
    Podría estar causado por un discreto retraso a nivel madurativo.

 

  • Trastorno Específico del Lenguaje (TEL): Anteriormente catalogado como Disfasia. En estos trastornos la adquisición del lenguaje se presenta cronológicamente retrasada, de manera significativa. Hay diferentes tipos de TEL, pudiendo estar afectadas unas áreas del lenguaje más que otras.
    Las personas afectadas muestran una alteración persistente en la comprensión, procesamiento y uso del lenguaje, lo que provoca serias dificultades para comunicarse. Posteriormente suelen plantearse dificultades en el ámbito de la lectoescritura.
    Requiere una pronta intervención.

 

  • Afasia: Hay diferentes tipos de Afasias. Éstas consisten en una alteración adquirida del lenguaje, en el cual se observa un desarrollo previo normal, y posteriormente alteraciones en la comprensión y/o expresión.
    Las principales causas que las originan son debido a ictus cerebral, lesión cerebral por un traumatismo, un tumor cerebral, causa malformativa o infecciosa.

 

 

Trastornos del Habla

 

  • Dislalia: La Dislalia es quizás el trastorno más común y "leve" que existe en Logopedia. Se trata de la dificultad en la pronunciación de un determinado fonema o fonemas. Puede deberse a diferentes causas, que habrá que averiguar. Generalmente, está ocasionada como producto de la persistencia de formas de articulación inmadura. Los errores más frecuentes son omisión, sustitución, inversión o distorsión del fonema.
    Los fonemas más afectados en castellano son: R, C-K, L, D.
    La valoración e intervención depende de la edad del crío y de la intensidad de sus problemas articulatorios.

 

  • Tartamudez: También conocida como Disfemia o Espasmofemia. Consiste en una alteración de la fluidez normal de las palabras, pudiéndose producir un bloqueo o repetición de una o más sílabas. Suele venir acompaña de movimientos corporales que denotan tensión. Los tipos de Tartamudez pueden ser tónica, clónica o tónica-clónica (la más frecuente). 
    Es más frecuente en hombres que en mujeres.
    Hay niños que entre los 2,5 años y los 6 puedes presentar indicios de tartamudez; pero en la mayoría de los casos se trata de un proceso normal propio del proceso de adquisición del lenguaje (Tartamudez fisiológica), aunque siempre es muy aconsejable que sea revisado por un especialista.
    A partir de los 6 años es necesaria la derivación a un logopeda y psicólogo.

 

  • Farfulleo y habla taquilálica: Suelen ser trastornos interdependientes. Consiste en practicar un habla precipitada, producto de la cual, no se entiende lo que la persona dice. Generalmente, no se suele comprender bien las últimas palabras o sílabas debido a la rapidez y falta de calidad de la pronunciación.
    Se observa en personas ansiosas, y en algunos casos, en sujetos con retraso mental.

 

  • Disartria: Denominamos Disartria a la dificultad en la pronunciación de los fonemas debido a una etiología neurológica.

 

 Trastornos del Lenguaje Escrito

 

  • Dislexia: Entendemos por Dislexia a las dificultades de lectura, escritura y aprendizaje. Aunque no se tiene aún claro la etiología de este trastorno, parece que se debe a una alteración de las zonas cerebrales que controlan el lenguaje. Afecta, aproximadamente, a un 5% de los niños de 7 a 9 años, sobre todo varones. Tiene una importante carga genética, descartándose déficit en la inteligencia.

    Sus manifestaciones son muy amplias, dependiendo de la intensidad del trastorno y de la edad del niño, porque se pueden afectar funciones relacionadas con la memoria, el vocabulario, las áreas motrices y el habla. Es importante que se consiga un diagnóstico temprano para ayudar al niño oportunamente.  La sintomatología se modifica con el transcurso de los años. Desde la etapa de Educación Infantil es posible apreciar pequeños detalles que pueden hacernos sospechar que un niño es disléxico. Entre los 6 y los 11 años los síntomas son más evidentes o, al menos, más conocidos. A partir de los 12 años se hacen muy claras las alteraciones del aprendizaje.

    Presentamos algunos de los síntomas que pueden darse (no es preciso que se den todos):

    1. Preescolares (niños de 3 a 5 años):
      • Evolución lenta o tardía del vocabulario y retraso en el desarrollo del habla con dificultades para articular o pronunciar las palabras.
      • Problemas en la psicomotricidad gruesa (correr, saltar...)
      • Dificultad para seguir instrucciones y aprender rutinas.
      • Falta de atención y aumento de la actividad e impulsividad.
      • Dificultad para abotonar y abrochar o subir un cremallera.
      • Problemas para memorizar los contenidos del curso.
      • Dificultades en el control y manejo del lápiz y de las tijeras.
      • Presencia de conductas problemáticas en sus habilidades sociales.
    2. Escolares (niños de 6 a 11 años):
      • Inviersión de letras, números y palabras.
      • Confusiones en el orden de las letras al escriibir palabras u oraciones.
      • Trasposición de las letras, cambia el orden e invierte números.
      • Confusión entre derecha e izquierda; puede escribir en espejo.
      • Su trastorno en la coordinación motora fina le da mala letra y pobre caligrafía.
      • Comprensión lectora pobre. Lectura expresiva con serias dificultades (equivoca unas letras con otras; omite letras, sílabas o palabras al leer; no respeta los signos de punutuación; tiene problemas para pasar de una línea a otra.
      • Dificultades en los conceptos temporales (no logra saber hora, día, mes y año)
      • Escritura espontánea desorganizada; su gramática y ortografía son deficitarias.
      • Muestra dificultad en el aprendizaje de conceptos numéricos básicos y no puede aplicarlos en cálculos o para resolver problemas.

 Dependiendo de la edad del niño, la intensidad de su trastorno, características personales y su entorno, pueden aparecer sintomatología añadida: baja autoestima, conductas disruptivas, dificultad en las relaciones sociales, irritabilidad, apatía, tristeza, llanto frecuente...

 

 

  • Disgrafía:  La Disgrafía es la dificultad que encuentran algunos niños a la hora de usar el lenguaje escrito, presentando una mala calidad en su letra, una presentación sucia e inadecuada, puidendo llegar a ser ilegible.  Las causas pueden ser madurativas, caracteriales, pedagógicas o mixtas. Hay dos tipos principales, las disgrafía adquiridas y las evolutivas.

 

  • Discalculia:  En la Discalculia se dan una serie de dificultads en el ámbito del área de las Matemáticas, sin que haya déficit intelectual, causas pedagógicas o emocionales. Podemos encontrar manifestaciones en la integración de los símbolos numéricos en su correspondencia con las cantidades, en la realización de operaciones y en la comprensión aritmética.

    En la discalculia también se aprecian dificultades relacionadas con pensamiento operatorio, clasificación, correspondencia, reversibilidad, ordenamiento, seriación o con la inclusión.  

  

 

Patologías de la Voz

  

  • Nódulos:Los nódulos son lesiones de pequeño tamaño, situados en las cuerdas vocales (CCVV), que es el área de mayor impacto durante la fonación. En el caso de los niños, la porción membranosa no ocupa más que la mitad de la cuerda vocal (CV). Suelen ser bilaterales y simétricos. Constituyen la lesión benigna más frecuente de la laringe. Predominan en mujeres debido a que las CCVV  son  más cortas que en el varón y ondulan con más frecuencia (voz aguda); con una mayor incidencia en la segunda década de la vida. Cuando aparecen en la infancia, prevalecen en varones, probablemente por que los niños son más ruidosos que las niñas.

     

    Los Nódulos son las lesiones con mayor prevalencia entre los profesionales de la voz (profesores, cantantes, locutores, entrenadores...).

     

    A menudo existe un temperamento nervioso o tendencia a la ansiedad. El síntoma principal es la disfonía (alteración de algunos de los parámetros de la voz) Durante la voz conversacional es frecuente el carácter cascado del timbre vocal. Se observa a menudo un ritmo jadeante de la palabra. El paciente se puede quejar de signos como carraspeo, picazón y molestias faríngeas.

 

  • Pólipo vocal: El pólipo vocal es una lesión que aparece, generalmente de modo unilateral. Su aspecto puede ser muy variable. Según la forma como se implante en la cuerda vocal, puede ser:

    • Pediculado: presenta un pedículo más o menos grueso por el que se une a la CV.
    • Sesil: el pólipo está unido ala CV mediante una base de implantación amplia. 

    Son las lesiones más frecuentes en las intervenciones quirúrgicas vocales.

    Predominan en varones, siendo su máxima incidencia entre los 30 y 50 años. Hay factores favorecedores como el tabaco y las infecciones otorrinolaringológicas. Al igual que el nódulo, son frecuentes en el temperamento nervioso y tendente a la ansiedad.

     

    Suele darse un abuso vocal. El pólipo corresponde a un esfuerzo vocal más violento y más limitado en el tiempo. Para la aparición de un pólipo es necesario un gran esfuerzo vocal con una elevada presión subglótica. La sintomatología más frecuente es la disfonía crónica (presente en más del 80% de los pacientes), asociado a sensación de carraspera. Si el pólipo es de gran tamaño puede ocasional dificultad respiratoria y disnea.

 

  • Edema de Reinke: El  Edema de Reinke se define como una tumoración sésil de las cuerdas vocales, la mayoría de las veces  bilateral,  que origina una disfonía intensa y una mala calidad de voz . Recibe distintos nombres como Laringitis crónica hipertrófica edematosa, pseusomixoma, corditis polipoidea, entre otras. Predomina en mujeres, entre los 40 y 60 años.  Se asocia al abuso vocal y al gran consumo de tabaco. Se ha descrito la aparición de edema de Reinke como un signo precoz de hipotiroidismo. El síntoma principal es una disfonía progresiva e insidiosa. Es muy característico el hecho de que a la mujeres por teléfono las confundan con un hombre debido a que su timbre vocal se hace claramente más grave.



  • Fonastenia o Fatiga Vocal: La fonastenia es el estado en que disminuye la fuerza vocal, tanto la voz hablada como la cantada. Se reconoce porque presenta diversos síntomas como picazón, el ardor, la sensación de un cuerpo extraño que provocan la tos y el carraspeo; y la reducción de la fuerza vocal.
    A estas personas se le altera el timbre, se le debilita la voz, y cualquier esfuerzo se le torna excesivo. El profesional de la voz (profesores, locutores, etc.), tiene conciencia que realiza esfuerzos en la emisión vocal pero lo hace para mejorar su técnica de trabajo; en cambio el enfermo se fatiga, debe realizar un esfuerzo para hacerse entender; tiene una sensación subjetiva de "voz sin fuerza". No puede sostener una conversación tanto tiempo como antes. en ocasiones, se recupera luego de un período de reposo vocal, pero la sintomatología es cada vez más marcada a medida que continúa hablando. 

 

 

Alteraciones de los Órganos Fonoarticulatorios

 

  • Disglosia: Se trata de una alteración de los órganos fono-articulatorios, que provoca trastorno del habla y lenguaje. Algunas de las causas que pueden provocarlo son: fisura labial (antes llamado "labio leporino"), fisura palatina (antes denominado "hendidura palatina"). Es una alteración congénita. Precisa tratamiento interdisciplinario (cirujano, logopeda, fonoaudiólogo, etc.)

  

Trastornos Psicolingüísticos

 

  • Discapacidad mental: La Deficiencia mental puede provocar un retraso global en la maduración neurológica y sensorial del niño.
    Respecto al lenguaje se observa un retraso en su adquisición y un uso inadecuado de éste, además de pobreza en el contenido del lenguaje, y una comprensión limitada. Puede venir acompañada de dislalia y taquilalia.

 

  • Mutismo selectivo: El Mutismo selectivo (en algunos artículos denominado "electivo") es un caso curioso en el que la persona presenta un lenguaje y habla normales, pero que en determinadas situaciones (ej. en el colegio, en el médico), o frente a ciertas personas (ej. amistades, profesorado...), se bloquea y el sujeto es incapaz de pronunciar ninguna o escasas palabras.
    Precisa un tratamiento de psicología-logopedia.
clase, aula Aula Apoyo Pedagógico