CENTRO de PSICOLOGÍA y LOGOPEDIA
CENTRO de PSICOLOGÍA y LOGOPEDIA 

Servicios prestados

 

El Centro de Psicología y Logpedia trabaja en las áreas de Psicología y de Logopedia, tanto en la etapa infanto-juvenil, como en la etapa adulta.

Oferta los siguientes servicios:

 

  • Valoración
  • Diagnóstico
  • Tratamiento

 

La primera sesión es de carácter gratuita y sin compromiso, a no ser que con esa primera sesión se comience el proceso valorativo.

En esta sesión gratuita, la persona o la familia (en caso de que se trate de un niño-adolescente) nos expone su caso. Un profesional le orientará sobre las medidas más convenientes que debe adoptar. 

 

Tanto en Logopedia, como en Psicología es importante que entre sesiones se realicen las "tareas" que se propondrán con el fin de generalizar los resultados en todos los contextos, en el caso de Logopedia; o para que la persona asimile las estrategias enseñadas durante la sesión, en el caso de Psicología.

 

Síguenos en Facebook

Logopedia

Valoración-Diagnóstico

 

 

Antes de comenzar una intervención logopédica es preciso conocer la causa que está provocando esa alteración, así como la sintomatología que presenta con el fin de elegir las estrategias más adecuadas.

 

El proceso valorativo comienza con una anamnesis (recogida de datos inicial) al paciente o a la familia (si se trata de un niño-adolescente) Se solicita también que se aporten aquellos informes que se tengan de otros especialistas.

 

En base a esa información preliminar escogemos una batería de pruebas para conocer causas-síntomas.

 

Las sesiones valorativas oscilan de una a varias sesiones (no más de cinco, generalmente) El tiempo de cada sesión de valoración no está definida a priori, como sí sucede en las sesiones de tratamiento; es decir, que cada sesión valorativa concluye cuando el paciente comenta, o nosotros observamos, que comienza a agotarse o su atención es dispersa.

 

Una vez finalizadas todas las pruebas comenzamos a analizarlas y a baremarlas.

 

Tras ese proceso elaboramos un informe por escrito. En este informe aparecerá:

 

- Resumen de la anamnesis y de los informes aportados.

- Pruebas realizadas y sus resultados.

- Diagnóstico.

- Orientaciones terapéuticas.

 

Realizado el informe concertamos una última cita en la que entregamos el informe, que es ampliamente comentado. Tras el mismo, se decide si comenzamos un tratamiento o la persona debe ser derivada a otro especialista.

 

El importe de todo este proceso valorativo dependerá del número de horas que nos implique, desde que se comienza a recoger datos hasta que se entrega y comenta el informe (incluyendo las sesiones de valoración con el paciente; el análisis-baremación de las pruebas; la elaboración del informe).

El importe se abona al final, a la entrega del informe.

 

Junto al informe escrito entregamos un anexo con un cuadrante. En el mismo aparecen el número de sesiones; la hora de inicio y final de las mismas; y las tareas realizadas en cada sesión.

Este tiempo es controlado siempre a través de un cronómetro para tener un control absoluto del tiempo empleado.

 

A través de un correo electrónico o telefónicamente, se concreta con el paciente-familia un día para entregar el informe. En un mail se adjunta el cuadrante con las horas y las tareas, así como el importe total del informe valorativo, sabiendo que cada hora que transcurra tiene un coste de 30 €.

 

 

Tratamiento

 

Las sesiones en nuestro Centro son siempre individuales, aunque en los casos de trastornos o dificultades del aprendizaje pueden ser, dependiendo de cada paciente, en pequeño grupo (no más de tres alumnos con un nivel curricular similar).

 

Las sesiones de apoyo-refuerzo a las alteraciones del aprendizaje tienen una duración de 60 minutos. Su frecuencia es de dos sesiones a la semana.

 

Las sesiones relacionadas con las terapias del lenguaje, del habla o de la voz tienen una duración de 30-45 minutos. La frecuencia suele ser de dos-tres sesiones a la semana. A medida que la persona avanza en el tratamiento, éstas se van reduciendo. Así, por ejemplo, si hemos comenzado con dos sesiones a la semana, poco a poco se deja en una sesión semanal; una quincenal, hasta dar el alta.

 

La frecuencia de las sesiones, el tiempo de las mismas y la duración del tratamiento vendrán determinados por la alteración-trastorno, la gravedad del mismo, la edad del paciente y su implicación en la intervención logopédica.

 

En el caso de los niños, nuestra metodología pretende ser lo más lúdica posible, procurando emplear un material ameno y sugerente; en la medida de lo posible, se alternan y varían las tareas para que sean atractivas para los críos.

 

 

Psicología

 

Valoración-Diagnóstico

 

 

La valoración y el diagnóstico en el área de Psicología lo hacemos de manera paralela al tratamiento.

 

Entendemos que cuando un paciente viene con un problema quiere solucionarlo cuanto antes. Por este motivo, desde el primer día que comenzamos la intervención psicológica empezamos a trabajar para que la persona se encuentre mejor.

 

Para averiguar la etiología de su problema, la sintomatología que le acompaña y conocer mejor a la persona, también desde la primera sesión empleamos cuestionarios, protocolos o tests para recopilar dicha información.

 

Gracias a todos los anteriores datos lograremos individualizar el tratamiento y elegir las estrategias que mejor vengan a cada paciente.

 

 

Tratamiento

 

 

Los tratamientos psicológicos en nuestro Centro se fundamentan en la corriente de la Psicología Conductual y de la Psicología Cognitiva. En función de la persona y de su caso escogemos unas estrategias u otras; o bien, llevamos a cabo una intervención cognitiva-conductual, aunando ambas corrientes.

Una técnica especial que empleamos cuando el caso lo requiere es el de la Hipnosis Clínica y la Realidad Virtual

 

 

 

Los tratamientos siempre son individuales, salvo en la terapia de pareja.

 

Las sesiones tienen una duración de 60 minutos.

 

La frecuencia, inicialmente, es de una sesión a la semana; si bien, también podemos comenzar con una sesión quincenal, en función de las características y circunstancias de cada uno.

Con el transcurso del tratamiento y, una vez, que la persona va adquiriendo las técnicas aprendidas, las sesiones se van posponiendo en el tiempo. Si, por ejemplo, hemos comenzado con una sesión a la semana, se va distanciando a una sesión cada quincena, una mensual, etc., hasta que se da el alta.

 

La duración del tratamiento es complicado concretarlo a priori, depende de cada caso, de la complicación o gravedad que presente, de la edad del paciente, de las circunstancias que le rodeen y de su implicación en la intervención psicológica.