CENTRO de PSICOLOGÍA y LOGOPEDIA
CENTRO de PSICOLOGÍA y LOGOPEDIA 

Depresión

 

 

Aunque Hipócrates, padre de la Medicina, ya hizo referencia a ella, en cuántas películas, novelas, poesías o cuadros no ha aparecido el tema de la tristeza causada,   sobre todo, por el desamor o por la muerte del amado.

En la época del Romanticismo, incluso, tomaron como bandera la melancolía, que es como se le llamaba a la actual depresión.

 

 

CONCEPTO

 

 

La depresión es un trastorno del estado del ánimo, que puede tener diferentes intensidades y tipos.

Si bien todo el mundo puede pasar por una época de tristeza, no significa esto que tenga depresión. Para que podamos considerar esta patología deben darse una serie de síntomas durante al menos dos semanas y debe también interferir significativamente en nuestra vida social, laboral y personal.

 

 

 

CAUSAS - TIPOS

 

 

Podríamos decir que hay tres causas principales que pueden provocar depresión:  causa genética; causa biológica (por desórdenes bioquímicos cerebrales);  y causas psicosociales (como por ejemplo, ser excesivamente perfeccionista, tener una personalidad obsesiva, situaciones o hechos estresantes en la vida, enfermedad o muerte de un familiar, una separación,  pérdida de trabajo…)

 

 

 

SÍNTOMAS

 

Los síntomas se clasifican en dos tipos: psicológicos y físicos.

 

Entre los síntomas psicológicos predomina uno por encima de todos,  la profunda tristeza; pero también se dan otros,  como irritabilidad,  desesperanza,  una imagen negativa de sí mismo, sentimiento de culpabilidad o inutilidad,  y en los casos más severos,  pensamientos de muerte y de suicidio.

  

En cuanto a los síntomas físicos, destaca el llanto frecuente, agotamiento injustificado, insomnio,  pérdida por el interés de actividades habituales o de aficiones, cambios en el apetito, y en los casos extremos,  tentativas de suicidio   o   consumación del suicidio.

 

 

 

TRATAMIENTO

 

Respecto a otras patologías psicógenas,  decir que la depresión sí tiene cura.

No obstante, como siempre, es importante detectar la causa o causas que la han provocado y que la mantienen.  A partir de aquí puede ser tratada con psicofármacos y con psicoterapia.

 

En muchas ocasiones, salir de un estado depresivo requerirá la ayuda de especialistas.

De todas formas, yo les voy a dar algunas orientaciones que pueden servir para prevenir caer en este trastorno del ánimo, aunque también les pudiera servir de ayuda, si se tratase de una depresión de intensidad leve.

 

Voy a dividir en dos bloques estas orientaciones.

Un bloque de estrategias será el de  evitar;   y el otro bloque será el de potenciar.

 

 

 

Comenzamos con el bloque de EVITAR:

 

Debe evitar la inactividad, el aislamiento o los pensamientos obsesivos.

 

 

Debe evitar la excesiva responsabilidad,  las autoexigencias o el perfeccionismo.

 

 

No se fije metas poco realistas y difíciles de alcanzar. Si considera que una meta es compleja, divídala en submetas más simples.

 

 

Debe evitar el consumo de alcohol, que por otra parte, puede agravar el proceso depresivo.

 

 

No se plantee pensamientos del tipo: “Yo no sirvo…, no hay salida…, nunca superaré esto…”

 

 

Si está pasando por una etapa depresiva, no tome decisiones importantes como cambiar de trabajo o divorciarse, por ejemplo;  procure mejorar de ánimo o buscar ayuda en un profesional que le oriente antes de tomar una decisión de ese tipo.

 

No asuma excesivas responsabilidades que puedan sobrepasarle.

 

 

Debe evitar hacer una distorsión de la realidad, por lo que es conveniente que sea lo más objetivo posible al realizar un análisis de sus problemas, de sus relaciones con los demás y de su vida en general.

 

 

Si está pasando por una situación de tristeza no es conveniente tomar la decisión de dejar de fumar justo en ese momento, pues esto le puede acarrear mayor ansiedad e intensificar la sintomatología depresiva.

Espere a que haya salido de esa etapa para abandonar el tabaco.

 

Y para terminar este bloque de Evitar, recomendarle que se abstenga de juzgarse por la situación por la que pasa, ya que a veces somos nosotros mismos los fiscales y jueces más severos que tenemos.

 

  

 

Pasampos a continuación a desarrollar las estrategias que debe POTENCIAR:

 

 

Realice actividades que no sean complicadas, que le resulten agradables, y si es posible, que le procuren reconocimiento ante los demás.

 

 

Haga un esfuerzo por continuar con sus aficiones, con sus actividades placenteras,  no las posponga esperando a encontrarse mejor de ánimo,  esto es un error frecuente y peligroso.

 

 

Debe organizar bien su tiempo para estar ocupado con tareas variadas. Plantéese objetivos en su vida que le ilusionen, pero procure que sean fácilmente alcanzables a corto tiempo y que el esfuerzo y tiempo por conseguirlo le compense.

Si esto le cuesta trabajo, emplee una lista para escribir y priorizar sus metas, y use una agenda para comenzar a organizarse.

 

 

Fomente un pensamiento positivo y esperanzador;  debe poco a poco reemplazar los pensamientos negativos por otros más positivos y alternativos.  Oblíguese a ello.

Deje de darle vueltas a los asuntos que le preocupan y dedique sólo un tiempo al día a pensar en ellos;  no luche contra corriente porque esto sólo le agotará física y emocionalmente.  Deje fluir su mente y su vida.

Como dice un proverbio oriental, "Si un problema tiene solución, no hace falta preocuparse. Y si no tiene solución, preocuparse no sirve de nada."

 

 

No se olvide de sus familiares y de las amistades.   La amistad es un buen enemigo de la depresión.  Apóyese en algún confidente o en familiares de su confianza,  comuníqueles abiertamente sus inquietudes, sus problemas o estados de ánimo,  seguro que le reportará ayuda y ánimo,  y no se resista a esta ayuda.

Pero cuidado, no les machaque constantemente con sus preocupaciones, porque esto podría agotar la paciencia de los demás.

 

 

Hay personas que encuentran gran ayuda participando en grupos, ya sean deportivos, religiosos o de otra índole.  Platéese esta posibilidad.

 

 

Horarios regulares de alimentación y de sueño son importantes para nuestro equilibrio fisiológico.

Destacamos dormir bien por las implicaciones negativas que tiene la falta de sueño prolongada en el tiempo,   pues provoca irritabilidad,   enturbia nuestras relaciones,   no se rinde como se debiera laboralmente,  nos conduce a la apatía   o   se analiza cualquier situación de manera negativa.

 

 

El ejercicio físico es fundamental; en otros espacios he hablado de cómo actúan determinadas hormonas de cara a nuestra felicidad.

 

 

Dedique un tiempo al día para relajarse. Las técnicas de respiración, relajación o meditación pueden sernos de enorme utilidad.

 

 

Y, por último, tenga en cuenta que en numerosas ocasiones, el propio ser humano se autolimita,  se autoimpone restricciones e infelicidad.

Analícese.

Examine sus comportamientos en el día a día por si tuviera que cambiar,  que modificar comportamientos y actitudes.

 

 

 CONCLUSIÓN

 

 

No lo deje para mañana,  tal vez hoy pueda ser un buen día para comenzar a cambiar, a mejorar, a intentar ser feliz.

 

Elayne Boosler dijo:

“Cuando las mujeres están deprimidas  comen o van de compras.  Los hombres invaden otro país.”

 

No es necesario que abuse de la comida, que vaya de compras o que invada otro país. Por ahora,  limítese a intentar cumplir las orientaciones que hemos dado en este artículo.

 

Libro de visitas

Todavía no hay comentarios.
Introduce el código.
* Campos obligatorios